Lo más incomprensible del Universo_

es que podamos llegar a comprenderlo._

Einstein_


He amado demasiado a las_
estrellas para temer a la noche_


Epitafio de un astrónomo aficionado_



_
_Una mirada diferente a nuestra compañera de viaje: la Luna
Inicio > Historias > El Leviatán de Parsonstown
> El Leviatán de Parsonstown <

En la localidad irlandesa de Birr se encuentra uno de los telescopios más interesantes de la historia de las observaciones lunares, el Leviatán de Parsonstown.

Entrada al castillo. © Paco Bellido, 2007

Residencia de los Rosse. © Paco Bellido, 2007

El leviatán de Parsonstown. © Paco Bellido, 2007


Este telescopio, construido en 1845 por William Parsons, tercer Earl of Rosse, fue con sus 72 pulgadas (1,83 metros) el telescopio más grande del mundo durante 74 años hasta la entrada en funcionamiento en 1919 del gran telescopio de 100 pulgadas de Monte Wilson. Con él se vió por primera vez la estructura espiral de la galaxia del remolino, M51, como atestigua el cuaderno de observación que aún se conserva en el museo del castillo.

Dibujo de M51. © Paco Bellido, 2007


La historia de su construcción es la del sueño de William Parsons. Parsons deseaba construir un telescopio siguiendo los modelos de William Herschel. Desgraciadamente Herschel no había publicado nunca sus métodos de fabricación y Parsons tuvo que empezar desde el principio.

El primer problema era el de fundir un gran espejo de metal sin que se rompiese. Pasó cinco años buscando una adecuada aleación de cobre y estaño y, después, considerando quebradiza la aleación, decidió fundir espejos en piezas separadas para luego unirlas por soldadura y remachado. A continuación se cubriría el espejo con estaño calentado hasta fundirlo y luego lo dejaría enfriar todo muy lentamente.

El espejo fue fundido el 13 de abril de 1842, lo dejó enfriar lentamente durante 16 semanas, lo pulió...y se le rompió justo cuando iba a colocarlo en el telescopio. Tuvo que volver a fundir el espejo y tras otros tres intentos fallidos logró un espejo satisfactorio.

El impresionante tubo de 13 metros está colgado de dos muros de mampostería orientados en la dirección del meridiano por varias cadenas con contrapesos. Las paredes, de 22 metros de largo y 17 de alto, protegían al tubo del viento.

El Leviatán de Parsonstown. © Paco Bellido, 2007


Detalle de los contrapesos. © Paco Bellido, 2007


El espejo tenía un espesor de 6 pulgadas (unos 15 cm) y pesaba 4 toneladas. Lord Rosse era más ingeniero que astrónomo, así que le interesaba más la parte de construcción que la propia observación. Además el mismo año que el Leviatán empezó a estar operativo se produjo en Irlanda la gran hambruna que se llevó la vida de cientos de miles de personas, mientras que otras se vieron obligadas a emigrar a los Estados Unidos. Como terrateniente, Lord Rosse tuvo que hacer frente a esta desgracia y no fue hasta 1848 que pudo retomar las observaciones.

A pesar de estar más dedicado a la observación de nebulosas, también dirigieron el telescopio a los planetas y a la Luna. La idea consistía en comparar las formaciones lunares con las terrestres, en este sentido dedicaron sus esfuerzos a la búsqueda de volcanes lunares. En el museo se conservan unos preciosos dibujos de las observaciones de cráteres lunares.

Dibujos de formaciones lunares. © Paco Bellido, 2007


Una de sus últimos usos astronómicos fue confirmar, en agosto de 1877, la existencia de los diminutos satélites de Marte descubiertos desde Estados Unidos por el astrónomo Asaph Hall.

El telescopio Leviatán aparece mencionado en la novela de Julio Verne titulada De la Tierra a la Luna, en donde se le cita como el mayor del mundo en su época (1865).

En 1848, Lord Rosse estudió una mancha nebulosa que había sido observada por primera vez en 1731 por el astrónomo inglés John Bevis y que Messier había catalogado con el número uno de su lista de objetos. Lord Rosse descubrió que M1 era una mancha nebulosa irregular con filamentos brillantes que le recordó a las patas de un cangrejo, la llamó así Nebulosa del Cangrejo, nombre que conserva hasta hoy.

El observatorio de Birr contaba además del Leviatán con un telescopio de 18 pulgadas guardado bajo una cúpula y otro exterior de 36 pulgadas. Los tres telescopios se complementaban entre sí y atrajeron a muchos astrónomos, entre ellos a John Louil Emil Dreyer, que comenzó aquí su propio catálogo de nebulosas, el que luego se convertiría en el NGC (New General Catalogue) que se sigue utilizando en la actualidad.

Los Rosse también fueron pioneros de la fotografía astronómica como demuestra esta preciosa fotografía de 1890 obra de Laurence Parsons, cuarto Earl of Rosse..

Fotografía de la Luna. © Paco Bellido, 2007


Entre los estudios más curiosos realizados en el observatorio de Birr está el del cálculo de la cantidad de calor que emite la Luna, para ello Laurence Parsons, cuarto conde e hijo de William, fabricó un pequeño telescopio con una focal muy corta al que aplicó un termopar y pudo determinar que la cantidad de calor que nos llega desde nuestro satélite y que evaluó como similar a la que da una vela. Dado que la Luna no tiene atmósfera su superficie se calienta mucho cuando está iluminada por el Sol y se enfría en la oscuridad, Laurence Parsons determinó que la temperatura de la Luna era de 119ºC, el valor actual es de 69ºC, lo que contradecía la opinión general de que la temperatura tenía que estar por debajo de la del punto de congelación del agua.

El telescopio portátil con el que se hicieron las mediciones del calor de la Luna se puede ver en el museo, así como una copia del artículo de la revista de la Royal Dublin Society en el que se detallan los resultados obtenidos. Su determinación fue bastante exacta por lo que sabemos ahora, pero en su día fue tachado de ser un irlandés loco procedente de los pantanos.

Telescopio con termopar. © Paco Bellido, 2007


Artículo publicado en la revista de la Royal Dublin Society. © Paco Bellido, 2007


El telescopio tardó tres años en construirse, costó 12.000 libras de la época, una cantidad astronómica, nunca mejor dicho y por las condiciones climatológicas de Irlanda, la dificultad de su manejo y la imposibilidad de ver objetos muy al este o al oeste resultó un telescopio muy poco práctico. Con ello se aprendió que además de disponer de un telescopio grande era esencial plantear correctamente su emplazamiento.

Ocular del Leviatán. © Paco Bellido, 2007


El telescopio y el castillo . © Paco Bellido, 2007


Algunos grabados de la época muestran el telescopio compañero de 36 pulgadas y montura acimutal que también se utilizaba en el castillo.

En la historia del Leviatán hay dos puntos interesantes, el hijo menor del tercer conde, Charles, heredó el interés de su padre en los grandes proyectos de ingeniería. En la década de los noventa del siglo XIX inventó la turbina de vapor, que tuvo una importancia crucial en la historia del siglo XX, haciendo posible las batallas navales modernas.

En 1935, Charles (por aquel tiempo Sir Charles) compró el taller óptico de Sir Howard Grubb. desde ese momento, Grubb - Parsons ha fabricado varios telescopios muy grandes, incluido el telescopio Isaac Newton de 98" actualmente en las Islas Canarias.

El conde actual, el séptimo conde de Rosse, ha establecido un museo astronómico en Birr y ha restaurado el telescopio de 72". El telescopio ha sido restaurado por Michael Tubridy, ingeniero irlandés más conocido por ser uno de los miembros fundadores del afamado grupo The Chieftains.

Otras propuestas de turismo astronómico:

El reloj astronómico de Lund
Una visita a Calar Alto
La Torre Redonda
El reloj astronómico de Jens Olsen
Uraniborg, la isla de Tycho
Visita al observatorio de Sierra Nevada
Tras los pasos de Galileo
Visita al Museo de la Ciencia "Leonardo da Vinci"
Un calendario solar en Milán
Una visita al Globenmuseum de Viena
Una visita al museo de la Ciencia de Londres
Una visita al Royal Observatory de Greenwich
Visita al Planetario de Praga
La tumba del Sol: un cráter meteorítico en Estonia
Arte astronómico I
Arte astronómico II

Enlace 2007-10-19, 17:18 | 14 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://mizar.blogalia.com//trackbacks/52906

Comentarios

1
De: Manolo Barco Fecha: 2007-10-19 18:16

Excelente crónica Paco, como siempre.

Ya nos contaras más cosas de este viaje
Un abrazo



2
De: Edmond de Rostand Fecha: 2007-10-19 20:50

Vaya!! No sabía que el Leviatán hubiera sido mencionado por Julio Verne en 'De la Tierra a la Luna'. Excelente artículo, como siempre.



3
De: Jesús Ríos Fecha: 2007-10-19 23:25

Preciosa entrada en el blog Paco y muy bien documentada, debe de ser precioso estar allí y visitar tan magnifico lugar.
Felicidades

Jesús Ríos



4
De: omalaled Fecha: 2007-10-20 01:26

Je jeeeee, ya veo que has leído "Historia del Telescopio" de Asimov. :-)

Gran libro.

Salud!



5
De: Mizar Fecha: 2007-10-20 02:15

Pues sí, Fernando, no suelo poner la bibliografía que utilizo en los artículos, pero ya que haces el apunte y dada tu afición a los libros, aquí va:

Epic Moon, William P. Sheehan, Thomas A. Dobbin, Ed. Willmann-Bell

A History of Astronomy, A. Pannekoek, Dover

The Reconstruction of the 6 Foot Telescope, Michael Tubridy Brossna Press

Historia del Telescopio,Isaac Asimov, Alianza Ed.

Observing the Moon, Gerald North, Cambridge

Wikipedia

Birr Castle Homepage



6
De: omalaled Fecha: 2007-10-22 13:36

Oye, pues te lo agradezco. Tomo buena nota de ellos y los pongo en la cola :-)

Salud!



7
De: Jesús TD Fecha: 2007-10-23 14:47

¡Ahhhhh...1

¡Qué gusto da leer tus crónicas Paco!
Es como estar allí.
Magníficas imágenes. Magníficos comentarios
Magnífico tú.
(pero ya tengo mujer e hijos ¿eh? :-)(ja, ja...)



8
De: Mizar Fecha: 2007-10-23 17:44

Menos mal que tienes mujer e hijos...había empezado a preocuparme :-P

Muchas gracias por tan hiperbólicos e inmerecidos elogios :-)



9
De: Rafa Fecha: 2007-10-25 00:45

Gracias por tan interesante trabajo, Paco. Sencillamente espectacular. Enhorabuena.



10
De: Yo Fecha: 2008-05-18 16:14

Un estudiante de bachillerato te da las gracias por ayudarle a complementar su trabajo sobre la cosmovision.

El trabajo esta perfecto, un aplauso por ti



11
De: maria camila Fecha: 2008-05-25 18:51

me gusta todo los quiero dibujos



12
De: camila Fecha: 2008-05-25 18:53

me encanta como enseñan todo lo que hacen y muy lindos los dibujos del beso en la luna me encanta estar dibujando como ustedes



13
De: Isabel Roblas Fecha: 2009-03-04 11:40

Hasta ahora no habia visto este articulo tuyo, Paco, y me ha encantado...ya estoy quierendo ir a Irlanda para visitar el telescopio restaurado y el museo. Hace tiempo que estoy buscando los dibujos de lord Ross ¿sabes por casualidad donde puedo encontrar todos? solo he encontrado algunos, los mas conocidos de la galaxia del remolino, la nebulosa del buho, etc, pero debe haber mas...



14
De: Mizar Fecha: 2009-03-04 12:25

Hola Isabel,

Pues no sabría decirte. Los que salen en el artículo son fotos que hice en el propio museo. Es posible que en la web del castillo Birr Castle Homepage encuentres alguna más.

Un saludo,
Paco



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.170.186 (511b43cf3b)
Comentario

Suscríbete:
RSS

Todos los artículos
<Abril 2014
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        



Enlaces lunares

Lunar Map Catalog

LPOD: Lunar Photo of the Day

Atlas Virtual de la Luna

NASA: The Moon

Gran colección de enlaces lunares



Mis páginas



Colaboraciones




Síguenos en:




No te lo pierdas


Astrometría e historia de la astronomía

Astroyepes

Ciencia en el XXI

Ciencia Kanija

Cuaderno de bitácora

Cuaderno de bitácora estelar

Cuaderno de observación

Diario de un loco de las estrellas

El lobo rayado

El muro de Planck

Ese punto azul pálido

Eureka

Experientia docet

Fogonazos

Goefry en la Luna

Historias de la ciencia

La aldea irreductible

La décima esfera

Los mundos de Brana

Mundos distantes

Por la boca muere el pez

Sondas espaciales

Tras el horizonte de sucesos

Un velero estelar


Imagen astronómica del día (APOD)




¿Qué es El beso en la Luna?


Fase actual:
Meteosat - Actualizado cada media hora


Blogalia


Blogalia

Artículos anteriores
© Paco Bellido. 2004-2013