Lo más incomprensible del Universo_

es que podamos llegar a comprenderlo._

Einstein_


He amado demasiado a las_
estrellas para temer a la noche_


Epitafio de un astrónomo aficionado_



_
_Una mirada diferente a nuestra compañera de viaje: la Luna
Inicio > Historias > Una visita al Museo de Historia de las Ciencias
> Una visita al Museo de Historia de las Ciencias <

En el parque de La Perle du Lac, a orillas del lago Léman en Ginebra, se encuentra la Villa Bartholoni, un edificio neoclásico de 1828 decorado con frescos de estilo pompeyano que acoge un interesante museo único en Suiza: el Museo de Historia de las Ciencias.

Villa Bartholoni. © Paco Bellido, 2008

Entrada al Museo de Historia de la Ciencia de Ginebra. © Paco Bellido, 2008


El museo exhibe una interesantísima colección de instrumentos científicos antiguos (microscopios, barómetros, relojes de sol, astrolabios, etc.) y de libros y documentos provenientes de las familias de los eruditos y científicos ginebrinos; en particular las colecciones De Saussure y Pictet.

La colección de instrumentos de medición y máquinas eléctricas hace un interesante recorrido por los orígenes de la electrotecnia. Se exhiben distintos tipos de pilas, motores, galvanómetros, etc. Pero permitidme que me centre en la astronomía, a la que el museo dedica varias salas.

En la primera de ellas se exhiben los antiguos instrumentos del observatorio de Ginebra, creado en 1772 por el astrónomo y matemático ginebrino Jacques-André Mallet (1740-1790) con sus propios fondos y situado antiguamente en el bastión de Saint Antoine. En 1826 fue trasladado al centro de la ciudad, frente al actual Museo de Arte e Historia. Desde 1966 el observatorio de Ginebra se encuentra en Sauverny, a varios kilómetros de la capital.

Entre los objetos de la sala destacan una serie de relojes muy precisos, diseñados específicamente para Astronomía, y el denominado telescopio de "meridiano", que permite observar desde un lugar determinado el paso de una estrella por el meridiano. Los telescopios, de 1 y 3,30 metros respectivamente y fabricados por Dollond, fueron utilizados por Mallet durante su expedición a Laponia en 1769 para observar el tránsito de Venus frente al Sol, con el objetivo de determinar de forma precisa la unidad astronómica, es decir, la distancia del Sol a la Tierra.

Telescopios del antiguo observatorio de Ginebra. © Paco Bellido, 2008


En el centro de la siguiente sala, suntuosamente decorada, se muestra un precioso planetario inglés de 1775 construido en madera, bronce y marfil. El sistema, accionado por un mecanismo de relojería, permite reproducir con exactitud los movimientos de los principales cuerpos del Sistema Solar.

Segunda sala. © Paco Bellido, 2008

Planetario. © Paco Bellido, 2008


En una vitrina se pueden ver tres telescopios de bronce de la segunda mitad del siglo XVIII de tipo gregoriano y newtoniano.

Telescopios. © Paco Bellido, 2008

Detalle del enfocador. © Paco Bellido, 2008


Siendo Ginebra uno de los principales centros de fabricación de relojes de Suiza no es extraño que una buena parte de la colección del museo esté dedicada a los relojes de sol. Algunos de ellos tan curiosos como el cañón de mediodía.

La colección, bastante completa, muestra cuadrantes ecuatoriales, horizontales, verticales, múltiples, dípticos, analemáticos, anillos astronómicos,e incluso la Navicula de Venetiis un reloj de sol muy poco habitual, desarrollado en Europa en la Edad Media aunque se cree que es de origen árabe.

Relojes de sol. © Paco Bellido, 2008

Navicula de Venetiis. © Paco Bellido, 2008


La colección se completa con esferas armilares, telurios y globos celestes de distintas épocas. Todo un recorrido por la historia de los instrumentos astronómicos en varias salas.

Instrumentos astronómicos. © Paco Bellido, 2008

Telurio. © Paco Bellido, 2008


En el exterior del museo hay una meridiana que se puede utilizar como reloj de sol. En este caso es el propio visitante quien actúa como gnomon colocándose en el lugar correspondiente. Su propia sombra es la que nos permite deducir la hora.

Meridiana. © Paco Bellido, 2008


La entrada al museo es gratuita y en el exterior hay algunos aparatos que tienen como objetivo despertar la curiosidad del visitante y animarlo a descubrir más en el interior. Una iniciativa más que loable.

Otras propuestas de turismo astronómico:

Visita al Museo de Ciencias Planetarias
El Leviatán de Parsonstown
El reloj astronómico de Lund
Una visita a Calar Alto
La Torre Redonda
El reloj astronómico de Jens Olsen
Uraniborg, la isla de Tycho
Visita al observatorio de Sierra Nevada
Tras los pasos de Galileo
Visita al Museo de la Ciencia "Leonardo da Vinci"
Un calendario solar en Milán
Una visita al Globenmuseum de Viena
Una visita al museo de la Ciencia de Londres
Una visita al Royal Observatory de Greenwich
Visita al Planetario de Praga
La tumba del Sol: un cráter meteorítico en Estonia
Arte astronómico I
Arte astronómico II

Enlace 2008-05-09, 22:25 | 6 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://mizar.blogalia.com//trackbacks/57303

Comentarios

1
De: Rafa Fecha: 2008-05-09 22:55

Interesantísimo, Paco. Gracias por compartir esta nueva visita.



2
De: Antonio Fecha: 2008-05-10 00:45

Hola, la verdad es que uno se queda con ganas de ir, ahora si puedes date un paseo por el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, está en Madrid junto al Museo del Ferrocarril en el paseo de las Delicias. Es un museo que está un poco olvidado pero que dispone de una importante colección de instrumentos incluidos algunos de astronomía muy interesantes y muy similares a los que se ven en las fotos publicadas.
Un saludo y enhorabuena por tu blog.



3
De: Enrique LC Fecha: 2008-05-10 12:02

Muy interesante Paco, ya casi que no me hace falta ir a verlo.
Saludos!



4
De: melisa Fecha: 2010-07-22 00:49

muy interesante todo lo q esta en estas fotos muy muy chido todo lo que se escribe de esta obra de arte felicidades por tus fotos



5
De: Rodolfo Fecha: 2010-07-22 19:25

Yo he estado en ese museo y para mi es lo mejor de Ginebra.
Bueno, tambien esta bien el museo del CERN, pero es otro estilo, mas a los museos actuales.
Este es una casita, en mitad del parque, y tenian una esfera de vacio y unas parabolas sonoras, para que practicaras, ademas de que te dejaban tocar todo.
Una maravilla



6
De: Georges Bruguiere de Gorgot Fecha: 2010-12-15 16:39

Hola Paco, me ha interesado mucho tu blog, es raro en España encontrar alguien que sepa de este tema.Yo soy coleccionista y me dedico profesionalmente a ello hace 30 años.
Te dejo mi página web www.lestgeorges.com para que mires parte de las cosas que hago..
Si necesitas alguna información para tu blog o cualquier duda me puedes contactar.
muchas gracias y enhorabuena por tu blog!
Saludos
Georges



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.237.32.10 (1e825becdc)
Comentario

Suscríbete:
Blogalia

Todos los artículos
<Agosto 2014
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             



Enlaces lunares

Lunar Map Catalog

LPOD: Lunar Photo of the Day

Atlas Virtual de la Luna

NASA: The Moon

Gran colección de enlaces lunares



Mis páginas



Colaboraciones




Síguenos en:




No te lo pierdas


Astrometría e historia de la astronomía

Astroyepes

Ciencia en el XXI

Ciencia Kanija

Cuaderno de bitácora

Cuaderno de bitácora estelar

Cuaderno de observación

Diario de un loco de las estrellas

El lobo rayado

El muro de Planck

Ese punto azul pálido

Eureka

Experientia docet

Fogonazos

Goefry en la Luna

Historias de la ciencia

La aldea irreductible

La décima esfera

Los mundos de Brana

Mundos distantes

Por la boca muere el pez

Sondas espaciales

Tras el horizonte de sucesos

Un velero estelar


Imagen astronómica del día (APOD)




¿Qué es El beso en la Luna?


Fase actual:

Meteosat - Actualizado cada media hora


Blogalia


Blogalia

Artículos anteriores
© Paco Bellido. 2004-2013