Lo más incomprensible del Universo_

es que podamos llegar a comprenderlo._

Einstein_


He amado demasiado a las_
estrellas para temer a la noche_


Epitafio de un astrónomo aficionado_



_
_Una mirada diferente a nuestra compañera de viaje: la Luna
Inicio > Historias > The Evening Star
> The Evening Star <

La estrella de la tarde” es una de mis obras favoritas de la National Gallery, un cuadro inacabado y prácticamente vacío que, por algún extraño motivo, me resulta conmovedor. Quizás me impresiona por que supone un punto de inflexión, un cambio de época que presagia la llegada del impresionismo y de los nuevos lenguajes artísticos.

Joseph Mallord William Turner (1775-1851) es el pintor de la luz, pocos autores han sido capaces de reproducir en un lienzo tantos matices del atardecer. La luz del crepúsculo parece surgir del propio cuadro. En su época, Turner fue un artista controvertido, pero para el espectador actual acostumbrado al arte moderno su obra tiene un encanto evidente. Para Turner la luz es una emanación del espíritu divino, en sus pinturas más tardías el artista se vuelca en la representación de la luz sobre el agua, sobre la atmósfera y en cielos nublados al atardecer incendiados por el sol poniente. En “La estrella de la tarde” vemos a un niño acompañado de su perro que pasea por una amplia playa. La línea del horizonte es claramente visible, pero el mar se confunde con la tierra. Si nos fijamos en el cielo podemos ver un astro solitario muy brillante. Solo puede ser Venus, el lucero de la tarde. A pesar de ser un estudio, más que una obra acabada, el cuadro tiene un magnetismo innegable, una cualidad casi abstracta que lo hace muy atractivo. Está pintado con azules y amarillos, los dos colores más característicos de la paleta de Turner, con capas de rosas y blancos aplicadas con espátula. La obra data de los años treinta del siglo XIX, cuando el autor ya rebasaba la cincuentena y acababa de volver de un viaje por Italia. De hecho, algunos críticos señalan que la atmósfera del cuadro recuerda la luz de la laguna de Venecia. A Turner le interesaban mucho los momentos de transición en la naturaleza, el paso del día a la noche. Venus casi pasa desapercibido en el cielo, pero se ve claramente en el reflejo del agua.



Después de la Luna, Venus es el astro más brillante del cielo nocturno. El lucero de la tarde refleja la luz mucho mejor que la Luna. Mientras que nuestro satélite refleja poco más del 7 por ciento de la luz recibida, el manto de nubes blanco-amarillentas de Venus refleja casi un 80 por ciento de la luz solar. Venus es el planeta que más se aproxima al nuestro, por tanto no resulta sorprendente que brille tanto en el cielo. Durante su fase creciente llega a alcanzar una magnitud de –4,9, un brillo tan fuerte que produce sombras en el suelo. En algunas ocasiones incluso es visible a pleno día, hecho que ha propiciado algunas anécdotas a lo largo de la historia. El astrónomo francés François Arago relataba que durante una visita a Luxemburgo, Napoleón se dio cuenta de que los soldados prestaban más atención al cielo que a su arenga. Venus era claramente visible en el cielo, a pesar de ser mediodía. El emperador lo interpretó como un augurio de su victoria en Italia. En épocas más recientes Venus ha provocado muchos avisos de avistamientos OVNI. Uno de los casos más conocidos tuvo como protagonista a Jimmy Carter en 1969, siete años antes de convertirse en presidente de los Estados Unidos. En 1973 el International UFO Bureau de Oklahoma City solicitó un informe oficial y de su análisis se dedujo que el objeto no identificado había sido el planeta Venus bajo unas condiciones atmosféricas particulares.

A principios de junio el planeta pasó por delante del Sol y, a partir de este momento se convirtió de nuevo en el Lucero del alba. Tendremos que esperar hasta abril de 2013 para volver a verlo tras la puesta de Sol y disfrutar de una estampa parecida al cuadro de Turner.

Artículo publicado originalmente en mi sección La Cara Oculta en la revista AstronomíA, 156 (junio de 2012).

Artículos anteriores de la serie Historia y arte.


Enlace 2012-07-16, 09:17 | 2 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://mizar.blogalia.com//trackbacks/72105

Comentarios

1
De: Rafael Enríquez Fecha: 2012-07-16 10:36

Me encanta esta serie de artículos sobre arte y astronomía. Espero que sigas descubriéndonos las obras y sus secretos, y que sigas teniendo tanto acierto en la elección de las mismas.



2
De: Rafa Fecha: 2012-07-17 13:43

Muchas gracias por compartir estos artículos, Paco. Esta obra de Turner es realmente fascinante.

Un abrazo



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.10.56 (cd2713c9e2)
Comentario

Suscríbete:
Blogalia

Todos los artículos
<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        



Enlaces lunares

Lunar Map Catalog

LPOD: Lunar Photo of the Day

Atlas Virtual de la Luna

NASA: The Moon

Gran colección de enlaces lunares



Mis páginas



Síguenos en:

El beso en la Luna

Promocionar tu página también



No te lo pierdas


Astrometría e historia de la astronomía

Astroyepes

Cuaderno de bitácora

Cuaderno de bitácora estelar

Cuaderno de observación

Diario de un loco de las estrellas

El lobo rayado

El muro de Planck

Ese punto azul pálido

Eureka

Experientia docet

Fogonazos

Goefry en la Luna

Historias de la ciencia

La aldea irreductible

La décima esfera

Los colores de la noche

Los mundos de Brana

Mundos distantes

Por la boca muere el pez

Sondas espaciales

Tras el horizonte de sucesos

Un velero estelar


Imagen astronómica del día (APOD)




¿Qué es El beso en la Luna?


Fase actual:

Meteosat - Actualizado cada media hora


Blogalia


Blogalia

Artículos anteriores
© Paco Bellido. 2004-2013